El tamaño de los stack en el mano a mano Torneos

Por Jose Litvak

En los heads up, a medida que las pilas se van reduciendo, cobra relevancia el juego preflop. Ahora es más importante aumentar la agresividad y robar ciegas que conectar en el flop. De hecho, las probabilidades de lograrlo son siempre inversas, por lo que las chances de llegar a un showdown con pocas fichas atrás se dan en pocas rondas y, en ese caso, habremos puesto todo en el centro de la mesa.

Por ello, deberíamos prever ganar con juego (no por knock out) sólo cuando tengamos efectivamente posibilidades reales y, de paso, sacaremos valor a nuestra mano. Mientras, habrá que especular con las mayores chances de que el rival no reciba manos jugables y también con sus probabilidades inversas de conectar con el board. Esta táctica implica un juego agresivo de cbets. Claro que no puede ser permanente ni con cualquier mano, puesto que las pilas grandes pagarán más veces de lo que lo haríamos nosotros.

El big está en mejor posición. Él deber evitar aumentar nuestra pila pagando raises para ver como el flop lo desilusiona. Por eso, le conviene 3betear con frecuencia -sólo le pagaremos con manos genuinas- y, de paso, moderará nuestros ataques sin mayor complicación (el fuego se apaga con más fuego, pero controlado).

Por ejemplo, si tuviéramos 25bb o menos, un raise preflop de 4bb es una amenaza muy fuerte. Si pagamos, arriesgamos 1/6 del stack y no llegaremos al river con disponibilidad de fichas. Estaríamos jugándonos la partida y deberíamos aceptar la apuesta únicamente con muy evidentes probabilidades. Cuando lo hagamos, le estaríamos proporcionando información muy valiosa: “sabrá dónde está parado” y tiene la ventaja de poder abandonar en el flop, sin demasiado costo.

Si las ciegas nos presionan más que a él, aunque ambos juguemos manos marginales, estará en mejores condiciones de raisear, ir all in e, incluso, perder algunas fichas. Nosotros, si perdemos, estaremos afuera. Esto muestra la necesidad de impedir que nos imponga esa presión. Hay una gran diferencia entre hacer un all in y estar obligados a pagarlo con sólo dos cartas aleatorias en la mano. Si tenemos suerte, nuestro rival big stack puede llegar a abandonar ante nuestra subida.

Las probabilidades están en contra del small stack, porque está obligado a subir dos o tres veces cada apuesta para inducir al abandono al big. Aún teniendo la mejor mano, el 80% de las rondas sólo ganaremos alrededor de la mitad de ellas. Si nuestro stack baja a 10bb, no hay otra que all in o fold. Y a medida que siga disminuyendo, sólo all in.

Fuente: Jose Litvak www.pensarpoker.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *